Junto a uno de los íconos emblemáticos de Mar del Plata, el faro de Punta Mogotes, se encuentra el “Aquarium Mar del Plata”, una pequeña pero ilustrativa muestra de la inmensidad del mar.
¿A quién no le fascinaría nadar rodeado de cientos de peces de distintas especies?

¿A quién no le provoca curiosidad y adrenalina bucear en un estanques lleno de tiburones? ¿A quién no le gustaría ser, por algunos minutos, un entrenador de delfines?

Otra vez mirando al mar

Estas experiencias y muchas otras más pueden ser vividas en el complejo Aquarium Mar del Plata, que tras 4 años de permanecer cerrado abrió otra vez sus puertas al público en general.

A lo largo de 12 hectáreas a orillas del mar y con una vista espectacular y privilegiada de Punta Mogotes, desde el verano 2007 sus atractivos se encuentran abiertos esperando la entrada de todo aquel amante del mar y de sus habitantes.

La inmensidad del marLobos marinos y pingüinos

Una espléndida colección

Inaugurado en el año 1993, este parque fue y quiere volver a ser una de las mayores ofertas recreativas de la ciudad de Mar del Plata, garantizando a sus visitantes un día de diversión y entretenimiento, aunque por supuesto también de aprendizaje.

A los ya tradicionales shows de lobos marinos y delfines se les suma un fabuloso show de esquí acuático, en que cuatro motonautas muestran sus habilidades haciendo increíbles piruetas y malabares frente a los aplausos del entusiasta público.

Casi para tocarlos…

Un enorme acuario de peces, un teatro marino en 3D, un albergue de pingüinos y un tortugario y cocodrilario donde es posible observar además otras especies son otros de los atractivos que también posee el predio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguiente entrada

Cañas de Pesca: como saber cual elegir

Sáb Ene 16 , 2021
Características a tener en cuenta   Las cañas de pesca no son solo un palo con un carrete y un hilo, son una herramienta compleja […]
prictma - las24hsdelacorvinanegra